Lanzamiento editorial de Noviembre: Canción, pasión y compromiso

Esta vez María Teresa Corral se nos acerca por escrito y nos brinda sus charlas y sus clases.
Y nosotros vamos recordando todas, sus tantas canciones. Y nos volvemos a encontrar con todas las músicas y músicos que nos hizo conocer, a quienes les abrió las puertas.
Y volvemos a descubrir todos los programas de radio, recitales y hasta agrupaciones que organizó, con el afán de limpiar orejas de la chatarra comercial que a veces ensucia las hermosuras.
Como siempre, nos atrapa con sus palabras y melodías potentes y creativas.
Aquí, en este libro, ella reflexiona en silencio para que escuchemos.
Y camina contenta por las arrugas del mundo mientras nos pone en la seria aventura de construir nuestro futuro.
 
Pepa Vivanco
ÍNDICE Canción. Pasión y Co… by Ediciones CICCUS


Canción, pasión y compromiso 
María Teresa Corral

192 págs. | 23 x 16 cm | 0.350 kg
ISBN: 978-987-693-902-7
$ 2200.-
Conseguilo en librerías


Compartir

Re-twittear

Enviar por mail
María Teresa Corral
Soy compositora, cantautora, educadora musical, comunicadora, productora discográfica y radial.
El lugar donde estrené mis primeras canciones fue la sala de música en el Collegium Músicum, donde con mis pequeños alumnos cantábamos, inventábamos canciones y explorábamos el mundo de los sonidos.
Una de las primeras canciones que compuse fue “El Señor Invierno”; por eso, desde hace más de cincuenta años “llueve en los paraguas / desde el cielo gris”.
Le canté a la Plaza de Mayo, donde “los granaderos muy enojados nunca contestan a mi llamado, pero… las palomitas comen en mis manos”.
Le dediqué un disco entero a Mambrú, “Aquel que se fue a la guerra / montado en una perra / la perra se cayó / ¡y Mambrú se escoquiñó!”.
Un día, en el campo, hubo una lluvia de gatas peludas, de todos los tamaños y colores. Bajaban de los árboles balanceándose como expertas trapecistas. Conmovida, traté de guardar como pude tanta belleza… y con el tiempo transformé esas imágenes en algo parecido a un homenaje a “La gata peluda”.
No inventé la murga, pero la incorporé hace mucho, mucho tiempo, en mis recitales, para espanto de directoras amantes del orden y de las buenas costumbres.
En el largo ciclo radial A parar la oreja (que transcurrió durante 8 años), chicos y grandes compartían música, cuentos y poemas de todas partes, y jugaban a eso: “a parar la oreja”.
Los chicos crecieron y las aulas del comienzo se transformaron en talleres de acción musical y reflexión, donde actualmente trabajo con adultos: docentes, animadores culturales y grupos comunitarios, convencida de que todos tenemos derecho a expresarnos y comunicarnos con lenguajes que nos conecten con lo mejor de nuestra condición humana.
Canté en numerosas oportunidades en el mítico hall del Teatro San Martín. 
Recorrí mi país, desde el Chaco salteño hasta Tierra del Fuego, realizando cursos y talleres para docentes, que denominé “Música y creatividad”, y recitales de canciones para chicos en escuelas, teatros y galpones, acompañada de una pequeña banda de tres músicos y de mi violín.
Generalmente auspiciadas por la Secretaría de Educación de la Nación y por el Ministerio de Cultura de mi país (Argentina), estas actividades también me llevaron repetidas veces a diversos países de Latinoamérica (Ecuador, Perú, México, Costa Rica, Chile, Uruguay) y España.
A partir de 1969 comencé a producir y editar mis canciones, inaugurando mi propio sello independiente, La Cornamusa. Era época de long play y de casetes que luego se transformaron en discos compactos.
En mis producciones de La Cornamusa como cantautora, tuve a mi cargo los arreglos instrumentales y la dirección artística de todos los discos y la valiosa y comprometida colaboración del músico y guitarrista Toro Stafforini. 
Musicalicé algunas canciones con textos poéticos de Hebe Solves, Javier Villafañe y Beatriz Doumerc, y grabé canciones de Esther Schneider, Ruth Fridman y María Laura Nardelli, compañeras de ruta en la música para niños.
En el Centro Cultural San Martín compartí con los compañeros del Momusi el lanzamiento del CD La gata peluda, en cuya grabación intervinieron varios conjuntos del Momusi, que eligieron e interpretaron libremente canciones de mi autoría. 
Finalmente, en el año 2015 el Ministerio de Cultura de la Nación, junto con los compañeros del Momusi, me ofreció un conmovedor homenaje en el Centro Cultural Kirchner, recorriendo mi cancionero y mi vida de musiquera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *